jueves, 29 de marzo de 2007

Carlos Chaouen-Maldita




"Voy caminando comiendo primaveras,
se que cada mañana es una mañanita nueva,
me arrastro por el suelo, como una culebra,
se que cada sol es una bruja hechicera,
vístete que tengo prisa, voy a pillar setas al parque,
además de tomar aire, necesito tomar parte (...)"


Así empieza este cancionero cuya fecha de edición es el año 2000. No podía comenzar mejor el nuevo milenio en cuanto a música de autor se refiere. Para mi este disco fue mucho más que una grata sorpresa: fue toda una revelación. Recuerdo que era otro cantautor Marwan quien me contaba siempre maravillas de Carlos Chaouen (gracias por cierto Marwan) hasta que un día en una tienda de discos vi éste y me dió por comprarlo así, a ciegas. Qué pedazo de álbum. Si exceptuamos la portada que no me dice mucho, vaya colección de temas. Y vaya letras, y vaya voz y vaya interpretación de las canciones; y qué producción, tan comedida y elegante (Miguel de la Vega y Tato Icasto, este último llevando además a cabo un fino trabajo de teclados que, junto con Luis Dulzaides -percusiones- son mis dos músicos favoritos del disco).

Los temas son:

1.- Necesito de la luz
2.- Maldita
3.- Carita de pena
4.- Seré
5.- Impertinente
6.- Dentro de ti
7.- Gorda o flaca
8.- Siempre quieres más
9.- Vale la pena
10.- Mi habitación en tus pupilas
11.- Vente

Ya los acordes iniciales de la guitarra acústica de la primera canción acompañando los primeros versos de Carlos te ponen en antecedentes de todo lo que viene después: emoción, delicadeza y urgencia, versos dolientes, amor a raudales, erotismo y psiquismo, paraísos artificiales; el cristianismo y/o la religión como metáforas de lo poético y de la vida; promiscuidad verbal, mordacidades y otras generosas filosofías personales que logran traspasar como si nada los exiguos límites de lo terrible y de lo humano.

Me resulta difícil destacar canciones porque el nivel es muy elevado. Pero por mojarme un poco citaré la primera, porque fue mi puerta de entrada al abierto universo chaoueninano. También "carita de pena" porque es una canción tremenda y el verso que dice "todos los caminos llevan a Roma, pero pasan por tu casa" es sencillamente genial. "Mi habitación en tus pupilas" es jamón de pata negra, y "vente" una canción superlativa y hermosa hasta más no poder.

Carlos, si no me equivoco, vino de la mano de la generación de Ismael Serrano, Antonio de Pinto, Quique González, y muchos otros cantautores que empezaron a oirse a finales de los años 90. Qué buena cosecha pardiez, qué buenas añadas aquellas. Carlos Chaouen es a mi juicio uno de los mejores y más interesantes de esa generación, aunque como cantautor resulte un poco atípico. Pero es que, encima, es un gran tipo. No se le puede pedir más.

abuineitor

3 comentarios:

Romano dijo...

Este disco es el unico que consegui de Chaouen en el fnac de Madrid y me parece genial,,,como tu blog,,,

saludos desde Buenos Aires

abuineitor dijo...

muchas gracias romano; no te imaginas la ilusión que me hace que me escribas desde Buenos Aires, especialmente porque acabo de empezar esta historia y no se como has podido dar con mi blog.

saludos y buena suerte

Romano dijo...

Me la recomendaron y fue un verdadero placer visitarla,,,recien me di una vuelta por Aute,genial,,,,

Miles de abrazos transoceanicos,,,