viernes, 30 de marzo de 2007

Matías Ávalos, Luis Felipe Barrio-¿Seattle?



Para que un disco aparezca reseñado aquí en la práctica solo tiene que cumplir uno de estos requisitos: o bien es un clásico incontestable o bien es una auténtica rareza o sencillamente es que me gusta y punto. En el caso presente es por el último criterio; evidentemente.

La primera vez que escuché a Luis Felipe Barrio y Matías Ávalos fue en un disco que me regalaron en el año 92 cuando me presenté con mi grupo de rock a unos circuitos de la comunidad de Madrid. En el cd, que era de la convocatoria anterior, aparecían varios grupos de diferentes estilos y de pronto, cual rara avis, dos cantautores como de pegote. Pues bien, fue escuchar "satélites" y "la marea" y flipar más que un indio ebrio de peyote. No daba crédito a lo que ahí se escuchaba: unas voces más que convincentes, unas letras muy buenas y una clase y una madurez de aupa. Y es que eso es lo que eran y lo que siguen siendo Luis Felipe y Matías, unos tipos con clase, con mucha clase, que se atreven a cantar en vasco, en catalán, en portugués y en lo que sea menester; porque además no tienen prejuicios y su intimidad con la belleza de lo cotidiano es tal, que la cogen de la mano y se la llevan de paseo por toda nuestra geografía sin ningún problema y con el mayor de los cariños.

Tras un diseño austero, se esconden diez propuestas de autor de su puño y letra que siguen la línea habitual de calidad de otras composiciones suyas. Destacan las voces: la de Matías por su pasión y sus agudos tan bien traídos; la de Luis Felipe por su implicación y su cercanía. La primera próxima a los más grandes intérpretes de canción melódica e incluso pop; la segunda digna del más atormentado fadista con ciertos ribetes del mejor Serrat. Las letras siguen la línea habitual de la casa; los aciertos y también los excesos surrealistas de Matías se compensan y se complementan a la perfección con los hallazgos y las en ocasiones laberínticas metafóras de Luis Felipe.

Del disco señalaré dos temas en concreto que me encantan: por un lado "cambiar la ley" que es un personal y magnífico ajuste de cuentas -qué maravilla de voz la de Matías- a algún programa concurso musical, de cuyo nombre no quiero acordarme, y por otro "swansea song" un precioso jazz-blues con una letra hiper-sugerente, con un Luis Felipe desbordado de sus propias fronteras artísticas.

El disco fue editado en el 2005.

Cortes:

1.- Cambiar la ley
2.- Molongo
3.- Misión alien
4.- Swansea song
5.- On line
6.- Nao sei se outro mundo é possivel
7.- Photoshop
8.- A las barricadas
9.- Super yoga
10.- De las provincias vascongadas

abuineitor

4 comentarios:

chetxe dijo...

Gracias por este sitio y bienvenido al blogeo, compadre. Ya te tengo fichado y enlazado.

Un abrazo
Chema Lara
www.chemalara.com

p:D Dale las gracias a Bea porque he sabido de este sitio gracias a ella.

chetxe dijo...

Gracias por este sitio y bienvenido al blogeo, compadre. Ya te tengo fichado y enlazado.

Un abrazo
Chema Lara
www.chemalara.com

p:D Dale las gracias a Bea porque he sabido de este sitio gracias a ella.

VICTOR ALFARO dijo...

A mi también me ha hecho mucha ilusión "descubrirte" Carlitos. Mañana escribiré algo en mi "casa" que bien sabes que también es la tuya. Toma nota de tus recomendaciones musicales! abrazos

abuineitor dijo...

gracias por visitarme amigos, bienvenidos a vuestra casa.

un abrazote