lunes, 9 de abril de 2007

Elisa Serna-Regreso a la semilla



"Elisa Serna... era
la ostia!... y ahora está en el olvido." (Ismael Serrano)

En los años sesenta (y setenta) en Estados Unidos y en Inglaterra, en parte como una reacción al pop y al rock que tanto éxito tenían, muchos músicos de aquel momento empezaron a investigar y a recuperar la música popular -la música del pueblo se entiende- o el también llamado folkore tradicional. De esa vuelta a las raíces salieron nombres como Robert Zimmerman (el tito Bob que diría Calamaro) o Joan Baez, por ejemplo, entre muchos otros. En nuestro país pasó lo mismo y algunos, entonces, jóvenes ilusionados se pusieron manos a la obra con nuestra tradición popular. Joaquín Díaz quizás sea el nombre que a todos nos viene a la cabeza cuando pensamos en alguien que, como la Baez, le dió por recuperar canciones anónimas propias de un mundo más rural, más pausado y menos urgente que en el hoy vivimos. Sin embargo, a mi me gustaría comparar también a Joan Baez con Elisa Serna (por motivos obvios de género resulta más acertada la comparación que con Joaquín Díaz) ya que nos ponemos a la tarea de rebuscar en la memoria de aquellos años folkies, tanto en la vertiente anglosajona como en la patria. Si pensamos en la bella voz de ambas, me atrevería a llamar a Elisa la Joan Baez española. No obstante, la americana, más intérpetre que autora, se diferenciaría de nuestra Elisa precisamente en eso, en que nuestra compatriota destaca además por su buen hacer como cantautora con todas las letras...

Elisa formaba parte de ese colectivo de cantantes que desde 1967 se llamó "Canción del pueblo" siendo sus compañeros de armas Julia León (otra con una voz de órdago a la grande), Adolfo Celdrán (excelente cantautor) e Hilario Camacho (un genio musicando lo que fuera por destacar alguna entre sus múltiples virtudes); grupo al que posteriormente se sumarían algunos otros más y que acabaría denominándose la Trágala. En los años agonizantes del franquismo estos autores tuvieron problemas de censura -como los tenían todos en aquellos años por otra parte-costándole incluso el encarcelamiento y el destierro a Elisa, por ejemplo, por ser considera subersiva y peligrosa, y no sé cuantas cosas más. Y es que Elisa fue y es todavía -sigue en activo- una mujer valiente y combativa, y esto hay que reconocérselo siempre, aunque no estemos de acuerdo con su ideario político, como es mi caso. A mi modo de ver, una verdadera heroína que dudo mucho que los cantautores de hoy en día nos merezcamos y sepamos valorar. Y digo esto porque estoy convencido de que si hicieramos una encuesta entre los que nos batimos el cobre ante un público guitarra en mano actualmente, creo que muy poquitos sabrían quien es Elisa Serna.

Elisa siempre estuvo, políticamente hablando, muy coloreada; pero, al margen de eso, si nos fijamos con atención, también ha sido un deslumbrante arcoiris de calidad, ahora estéticamente hablando, frente a la galopante "idiotización de la música popular" por decirlo con sus propias palabras. Y es que en el disco que aquí reseño (el único que he conseguido escuchar y que no está en cd que yo sepa) hay mucha categoría, mucha sabiduría popular, mucho cariño por las raíces de nuestra música pues hay: seguidillas, jotas, pregones, aromas flamencos, sonoridades árabes, etc. Todo ello arreglado con una instrumentación muy nuestra y muy acústica, con guitarras españolas, contrabajo, dulzainas, tambores, violines, percusiones imposibles... que acompañan una voz comedida y sinuosa, capaz de producir deleite y arrobo hasta al oído más duro del planeta.

Los cortes son:

1.- Toque de diana
2.- Pregón
3.- Regreso a la semilla
4.- Canción del secreto
5.- Jota comunera
6.- Seguidillas ecológicas
7.- Rayo de luna
8.- Canto a la ternura
9.- El especulador
10.- D. Tancredo
11.- Los ciegos y el elefante


Entre la invitación de la puerta que se abre en el primer corte y la despedida con la canción-cuento de "los ciegos y el elefante", lo que más admiro es la aflamencada "canción del secreto", una preciosidad rotunda; y la sabia simplicidad (percusiones, violín y voces) de la fábula titulada "el especulador", una escondida gema de nuestra canción popular.

abuineitor

3 comentarios:

piedra_de_sol dijo...

ahora soy yo la que descubre tu rincón... añadido a mis favoritos quedas... que aún me queda mucho que aprender y tu sabes un quintal, y lo mejor, tienes pinta de ser como ese profesor de colegio del que recuerdas todas las lecciones por el entusiasmo con el que explicaba.

abuineitor dijo...

ja ja niña me has calado: yo mucho entusiasmo seguro y que me recuerden también me gusta, aunque no creo que sepa un quintal. Quizás sepa un quinto de lo que me gustaría saber, o menos....

bienvenida a tu casa

Laura dijo...

HOMENAJE SINGULAR A HILARIO CAMACHO EL 16 DE AGOSTO DE 2009 PARA QUIEN DESEE SUMARSE A LA INICIATIVA:
El dieciséis de Agosto se cumplirán tres años de la muerte de Hilario Camacho, cantautor madrileño, arquitecto de sueños y volador por cielos de libertad que posiblemente muchos no entendieron, por lo que él dejó de entender el mundo y decidió rendirse ante la hostilidad de un mundo demasiado materialista dónde los ideales siguen siendo marginales. No tuvo el lugar que se mereció, porque fue un gran cantautor pero no fue reconocido. Por eso el 16 de agosto, propongo que esté presente en nuestros muros y blogs con un video y letra de la canción que mas nos guste de él, y lo que se nos ocurra poner. Ese día, los de a pie, los que aprendimos a quererlo a través de su canciones, haremos que Madrid y toda España se acuerde de él y que sus canciones suenen en todas partes.
Yo le dediqué un post enhttp://des-a-nudados.blogspot.com/2009/06/al-final-del-viaje.html y en facebook ya figura en mi muro con su canción "clave secreta".
Pasad por favor esta sugerencia para que quien quiera pueda sumarse.Saludos.Laura.