viernes, 27 de julio de 2007

Silvia Comes-Faro




El currículum artístico de Sílvia Comes es, como mínimo, brillante. Inicia su trayectoria acompañando al laureado cantautor catalán Lluis Llach en las giras "Un núvol blanc" y "Un pont de mar blava" como voz solista. Como compositora e intérprete graba dos discos maravillosos junto a la cantante y actriz Lídia Pujol. En ambos trabajos el dúo "Sílvia Comes y Lídia Pujol" intercalan textos de cosecha propia (en catalán y en castellano) con otros de poetas como Gil de Biedma, Luís Cernuda, J. A. Goytisolo, Walt Whitman, William Blake y también algunos componentes de la generación beat norteamericana. El dúo acabará disgregándose tras el álbum "Al entierro de una hoja seca van dos caracoles" (2000). En este paréntesis discográfico S. Comes trabaja como compositora y cantante en el mundo del teatro y colaboraciones de diversa índole artística.

Pero no es hasta después de casi siete años que Silvia graba su debut en solitario bajo el luminoso y evocador nombre de "Faro".

Con "Faro" la cantante catalana se desmarca de sus anteriores trabajos con Lídia Pujol y, a un tiempo, sugiere hacía dónde se dirige a partir de ahora. Todas las piezas, textos como músicas son de su autoría. Comes deja atrás la variedad sonora de sus anteriores entregas con L. Pujol por un sonido global mucho más homogéneo.

Ante todo,"Faro", es un disco de excelentes canciones con un arropamiento musical exquisito. De temática heterogénea, Silvia Comes radiografía la médula de nuestros sentimientos y existencia cotidiana en diez piezas que nos dejan el alma vibrando de pura emoción y belleza. Pero no es un álbum contemplativo y hedonista sin más, posee un hondo calado estético, ético y reflexivo.

La propia Sílvia Comes comenta que "con Faro no pretendo ser la guía de nadie si no más bien reconciliar a la gente que la escucha con las cosas buenas y malas de la vida". El disco es francamente deleitable y, además, cumple muy bien con esa función catártica de la que habla Sílvia.

Abre el cedé "Carta de amor", un mensaje con destinatario incierto pero directo al corazón:

Por amarte estoy mejor
he limpiado mi reverso.
Domesticaste una flor
Mi cotidiano universo.
Te quiero/ me quiero
te quiero/ me quiero
como nunca me he querido antes.

"Días d" describe acertadamente la contradicción vital de nuestro tiempo con destellos de existencialismo:

"Días de guerra al natural,
días de tragar saliva,
días de sol artificial,
y de lluvia corrosiva.

Días de amor superficial
de humedades relativas.
Días de darte todo igual,
y de nadar a la deriva."


En "Calle" hace un retrato de la soledad, el anonimato y el insolidario individualismo de los transeúntes de las grandes ciudades:

"Calle, calle, calle, calle
y no oigo a nadie."

"Mie 2" es el ejemplo de canción-catarsis más clara. Sólo reconociendo y nombrando nuestros miedos podemos asumirlos y reconciliarnos con ellos.

"Miedo al paso de las horas
a los cambios repentinos
a la mínima demora…
al dolor en mi organismo
a manías castradoras
a sufrir casi por vicio
a la mano estafadora.

Pero si tú sigues ahí,
si eso es cierto,
nada me da miedo a mí
ni yo misma me doy miedo…"



Una de mis preferidas es "Tu estufa, mi frío", Comes describe admirablemente lo que ocurre cuando uno tiene lo que el otro necesita y paradójicamente se da el desencuentro.

"Tú con tus trapos, yo con mi polvo
tú pides peras, yo riego el olmo
tú con tu hacienda, yo haciendo hucha
tú con tus armas, yo con mi lucha
tú con tu sed, yo con mi grifo
tú exiges red, yo monto un circo"

Tu estufa, mi frío
Tú con lo tuyo, yo con lo mío."

La producción musical corre a cargo de Gonzalo Lasheras (Luis Eduardo Aute, Jorge Drexler, Javier Corcobado, Duncan Dhu o Esclarecidos) y la propia S. Comes.
Los arreglos, a cargo de Antonio Saúco (4 temas), Eduardo Laguillo (5) y la propia Comes en la pieza "La carabina", son de un equilibrado preciosismo y se mueven próximos al jazz clásico ensalzando en todo momento la tersa y seductora voz de Sílvia.

El selecto grupo de músicos que acompañan a esta vital cantautora son:
Gonzalo Lasheras: guitarras; Antonio Saúco: pianos y órgano ; Eduardo Laguillo: pianos, órgano, programación y percusiones varias; Marcelo Fuentes: bajo; Matthew Simon: trompeta y fiscornio y Vicente Climent a la batería.
El resultado final es un disco de carácter intimista y sobrio con un sonido muy cuidado. Un disco sinceramente recomendable.
Y es que Sílvia Comes es una de las mejores voces del panorama estatal, compone melodías delicadas sin llegar a ser empalagosas, escribe buenas letras y tiene una poderosa voz llena de matices expresivos.
Uno de los mejores discos publicados en este 2007 que esperemos tenga la acogida que se merece.

Título de canciones:

Carta de amor
Días d
La espera
Calle
Mie 2
Radiografía
La carabina
Tu estufa. Mi frío
15-17
Mujer en ruinas.

Grabación, mezclas y producción artística: Gonzalo Lasheras en Estudios Serendipity, Madrid.
Dirección musical: Gonzalo Lasheras y Sílvia Comes.
Producción ejecutiva: Sílvia Comes.
Masterización: Raphaël Jonin - Estudios Dyam, París.
Todos los temas escritos por Sílvia Comes. Fotografías: Sílvia Comes.
Diseño: Studi Juste Calduch. Edita Stres Music. Distribuye: K Industria Cultural. © (2006).

Francisco Martín Soler

8 comentarios:

inmaculada dijo...

Felicito a Sílvia por este personal, valiente y bello trabajo. Lídia Pujol

gerard karim mekdad navarro dijo...

me ha encantado el disco i e visto el vidioclip es precioso , aber si te pasas por el bar de mis paderes recuerdos i suerte .
besos

gerard karim mekdad navarro dijo...

perdon por la ortografia xd

Xènia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xènia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xènia dijo...

Sílvia, mai no t'havia vist ni sentit en directe, fins l'altre dia a la inauguració d' ENLLAÇ, al carrer Rosselló. Vas estar magnífica.

No sabria dir si em va captivar més la teva veu o la teva posada en escena. A dalt de l'escenari t'engrandeixes. Vas estar dolça, simpàtica, generosa... i MOLT ARTISTA. Aquesta és la impressió que em vaig endur de tu, des d'una privilegiada tercera fila. Quina bona estona vam passar totes plegades... Quina vetllada inoblidable...

I jo, tan tímida sempre, vaig ser incapaç de dir-te res a la sortida. Tenia un nus al coll... t'ho pots creure?

Barcelona, juny 2011

La mínima demora dijo...

Me cae bien la gente que sabe reirse de sí misma. En un concierto bromeaste acerca de una frase de una de tus canciones ("...la mínima de-mora..."). Bárbaro! No me imagino a nadie más haciendo eso.

Verás, tengo dos preguntas:
1a.- Por qué hay tan pocas canciones tuyas en Spotify?
2a.- Sería posible cenar contigo alguna vez? ;-)

.

NO_ME_LIES dijo...

Ei! Jo també vaig ser a la inauguració d'Enllaç. La Sílvia no només és una excel·lent cantant i intèrpret, sinó ke domina perfectament el difícil art d la improvisació (es nota ke és una dona d teatre). En va donar bona mostra durant tota la vetllada. Per posar només un exemple, kuan se li va "afluixar" el peu d micro en plena actuació. Qualsevol altra/e hagués entrar en pànic. En canvi, ella va saber integrar akest incicent en el mateix espectacle fotent una bona conya. En moments com akest és kuan es pot mesurar la talla d'una artista. Chapeau, Sílvia!